Deuteronomio
1
Este es el registro de lo que Moisés le dijo a todos los israelitas durante su permanencia en el desierto al Este del Jordán. Estaban en el Arabahu* “El Arabá”: otro nombre para el Valle del Jordán. cerca de Suf, entre Parán por un lado y Tofel, Laban, Hazerot y Di-zahab por el otro. (Se necesitan once días para ir de Horebv a Cades-barnea por el camino que pasa por el Monte Seir).
El primer día del undécimo mes del cuadragésimo año, “Cuadragésimo año”: después de que salieron de Egipto.Moisés contó a los israelitas todo lo que el Señor le había ordenado que les dijera. Esto sucedió después de que derrotó a Sehón, rey de los amorreos, que gobernaba en Hesbón, y luego en Edrei después de que derrotó a Og, rey de Basán, que gobernaba en Astarot.
Hablando en el lado este del Jordán en la tierra de Moab, Moisés comenzó a explicar estas instrucciones, diciendo: Moisés da tres largos discursos que constituyen la mayor parte del libro. Este discurso comienza desde el versículo 4:40. Para reducir el número de citas dentro de las comillas, esta sección no comienza ni termina con comillas. Este procedimiento se repite para los otros discursos.
El Señor nuestro Dios nos dijo en Horeb: “Han permanecido aquí al lado de esta montaña por mucho tiempo. Continúensu viaje y vayan a las colinas de los amorreos y de todos sus vecinos, al valle del Jordán, a las colinas, a las estribaciones, al Néguev, y a lo largo de la costa al país de los cananeos hasta el Líbano, hasta el gran río Éufrates.
Miren que yo les doy esta tierra. Vayan y tomen posesión de la tierra que el Señor prometió que daría a sus padres Abraham, Isaac y Jacob, y a sus descendientes que les seguirían”.
Fue entonces cuando le dije: “No puedo hacerme responsable de todo el pueblo yo solo. 10 El Señor nuestro Dios nos ha aumentado tanto en número que hoy hay tantos como estrellas en el cielo. 11 Que el Señor, el Dios de sus antepasados, los multiplique mil veces y los bendiga como lo ha prometido. 12 Pero, ¿cómo puedo asumir todos sus problemas, cargas y discusiones yo solo? 13 Deben elegir entre ustedes hombres sabios, experimentados y con buen juicio de cada una de sus tribus, y yo los pondré a cargo como sus líderes”.
14 stedes me respondieron diciendo: “Tu propuesta es buena”.
15 Así que he convocado a los líderes de sus tribus, hombres con buen juicio, y los he puesto a cargo de ustedes, como comandantes y oficiales de las tribus. Algunos eran responsables de miles, otros de cientos, otros de cincuenta y otros de diez.
16 Al mismo tiempo le di instrucciones estrictas a sus jueces: “Escuchen los casos que se presenten entre sus hermanos, y asegúrense de que ser justos cuando juzguen entre un hombre y su hermano o un extranjero que viva entre ustedes. 17 No muestren ningún favoritismo cuando juzguen, traten de igual manera a los poderosos y a la gente común. No dejen que nadie los intimide, porque el juicio se hace en nombre de Dios. Tráiganme cualquier caso que sea demasiado duro para ustedes, y yo lo escucharé.”
18 Esta fue también la época en que les instruí a ustedes sobre todo lo que tenían que hacer.
19 Siguiendo las órdenes del Señor nuestro Dios, dejamos Horeb y nos dirigimos hacia la colina de los amorreos, pasando por todo el gran y aterrador desierto que ustedes mismos han experimentado. Cuando llegamos a Cades-barnea, 20 es expliqué: “Han llegado a la colina de los amorreos, que el Señor nuestro Dios nos da. 21 ¡Miren que el Señor su Dios les ha dado la tierra! Vayan y tomen posesión de la tierra como el Señor, el Dios de sus antepasados, les ha dicho. No se asusten ni tengan miedo”.
22 Entonces todos ustedes vinieron a mí y me sugirieron:“Enviemos hombres a explorar la tierra y que ellos nos informen qué ruta tomar y qué pueblos encontraremos.”
23 Me pareció un buen plan, así que elegí a doce de sus hombres, uno de cada tribu. 24 Partieron y subieron a las colinas hasta el Valle de Escol, para explorar la tierra. 25 Trajeron de vuelta algunos de los frutos del país, llevándolos hasta nosotros, y nos dieron el informe: “El Señor nuestro Dios nos está dando buena tierra”.
26 Pero ustedes no quisieron ir. Se rebelaron contra las instrucciones del Señor su Dios. 27 e quejaron en sus tiendas y dijeron: “Parece que el Señor nos odia, y nos sacó de Egipto para entregarnos a los amorreos para ser aniquilados. 28 ¿Adónde vamos? Nuestros hermanos nos aterrorizaron§ “Nos aterrorizaron”: literalmente, “hicieron que nuestros corazones se derritieran.”porque nos dijeron: “La gente es más grande y alta que nosotros; los pueblos son grandes, con altos muros que llegan hasta el cielo”. ¡Hasta vimos a los descendientes del gigante Anac allí!”
29 Así que yo les dije: “¡No se asusten, ni tengan miedo de ellos! 30 El Señor nuestro Dios que guía su camino luchará por ustedes de la misma manera que ya lo vieron hacerlo en Egipto. 31 o mismo hizo en el desierto, y ustedes vieron cómo el Señor su Dios los llevó como un padre lleva a su hijo durante todo el viaje hasta que llegaron aquí.” 32 A pesar de todo esto, no confiaron en el Señor su Dios, 33 que los guió en el viaje, estando presente en el fuego durante la noche y en la nube durante el día, buscando encontrar un lugar para acampar y mostrándoles el camino a seguir.
34 Cuando el Señor oyó lo que ustedes decían, se enfadó e hizo un juramento: 35 Ni uno solo de esta mala generación verá la buena tierra que prometí a sus antepasados, 36 excepto Caleb, hijo de Jefone. La verá, y le daré a él y a sus descendientes la tierra que exploró, porque estaba completamente entregado al Señor.”
37 El Señor también se enojó conmigo por culpa de ustedes. Y me dijo: “Ni siquiera tú entrarás en el país. 38 Sin embargo, Josué, hijo de Nun, tu asistente, entrará en él. Anímalo, porque él ayudará a Israel a ocupar la tierra. 39 us hijos pequeños que afirmaban que se convertirían en prisioneros, sus hijos que en ese momento no distinguían el bien del mal, serán los que entren en la tierra que yo les daré, y la ocuparán. 40 Pero ahora den la vuelta y vuelvan al desierto por el camino que lleva al Mar Rojo.”
41 Pero ustedes respondieron y dijeron: “¡Hemos pecado contra el Señor! Iremos y lucharemos y haremos todo lo que el Señor nuestro Dios nos ha mandado a hacer.” Entonces todos recogieron sus armas y se prepararon para la batalla pensando que sería fácil ir a luchar en las colinas.
42 Pero el Señor me instruyó: “Ordénales que no vayan a pelear porque no estaré con ustedes para evitar que sean derrotados por sus enemigos”.
43 o les advertí esto, pero ustedes se negaron a escuchar. Desafiaron las instrucciones del Señor y con arrogancia se fueron a luchar en las montañas.
44 Entonces los amorreos que vivían allí en las colinas vinieron y los atacaron. Los persiguieron como un enjambre de abejas, matándolos desde Seir hasta Horma. 45 uego ustedes volvieron al campamento y lloraron ante el Señor, pero él se negó a escucharlos. 46 tuvieron que permancer en Cades durante mucho tiempo.

*1.1 “El Arabá”: otro nombre para el Valle del Jordán.

1.3 “Cuadragésimo año”: después de que salieron de Egipto.

1.5 Moisés da tres largos discursos que constituyen la mayor parte del libro. Este discurso comienza desde el versículo 4:40. Para reducir el número de citas dentro de las comillas, esta sección no comienza ni termina con comillas. Este procedimiento se repite para los otros discursos.

§1.28 “Nos aterrorizaron”: literalmente, “hicieron que nuestros corazones se derritieran.”