31
Hice un acuerdo con mis ojos; ¿Cómo podrían mis ojos estar mirando a una virgen?
¿Cuál es la recompensa de Dios desde lo alto, o la herencia dada por él Todopoderoso desde el cielo?
¿No es problema para el pecador, y destrucción para los que hacen el mal?
¿No ve él mis caminos, y mis pasos no están todos numerados?
Si he ido por caminos falsos, o mi pie se apuró rápido a engaño;
Déjame ser medido en escalas rectas, y deja que Dios vea mi justicia.
Si mis pasos han sido apartados, o si me dejado llevar por la codicia, o si la propiedad de otro está en mis manos;
Si siembro mi semilla en la tierra para que otro tenga su fruto, y deja que mi producto sea arrancado de raíz.
Si mi corazón iba tras la esposa de otro hombre, o si esperaba en acecho la puerta de mi vecino;
10 Entonces deja que mi esposa dé placer a otro hombre y que otros usen su cuerpo.
11 Porque eso sería un crimen; sería un acto por el cual los jueces medirían el castigo:
12 Sería un fuego que arderá hasta la destrucción, y que me quitaría todo lo que tengo.
13 Si he desdeñado el derecho de mi sirviente, o mi sirvienta, cuando contendieron conmigo;
14 ¿Qué haré cuando Dios venga como mi juez? ¿Y qué respuesta puedo dar a sus preguntas?
15 ¿No lo hizo Dios tan bien como yo? ¿No nos dio vida en los cuerpos de nuestras madres?
16 Si retenía el deseo de los pobres; o he hecho desfallecer los ojos de la viuda;
17 Si me guardaba la comida y no le daba un poco al huérfano;
18 Porque desde mi juventud él creció conmigo como un padre, desde mis primeros días; y a la viuda la guié desde mi niñez;
19 Si he visto a alguien cercano a la muerte por necesidad de ropa, y a los pobres sin nada que los cubriera;
20 Si su espalda no me dio una bendición, y la lana de mis ovejas no lo calentó;
21 Si mi mano había sido levantada contra él justo, cuando vi que los jueces me apoyaban;
22 Que mi brazo sea arrancado de mi cuerpo, y que sea roto desde su base.
23 Porque el temor de Dios me retuvo, y debido a su poder no podría hacer tales cosas.
24 Si hice del oro mi esperanza, o si alguna vez dije al mejor oro, he puesto mi fe en ti;
25 Si me alegrara porque mi riqueza era grande, y porque mi mano había reunido mucho;
26 Si, cuando vi el sol brillando, y la luna moviéndose en su camino brillante,
27 Un sentimiento secreto de adoración entró en mi corazón, y mi boca besó mi mano;
28 Ese hubiera sido otro pecado para ser recompensado con el castigo de los jueces; porque habría sido falso a Dios en lo alto.
29 Si me alegré en la destrucción de mi aborrecedor, y grité de alegría cuando el mal lo alcanzó;
30 Porque no dejé que mi boca cediera al pecado al poner una maldición sobre su vida?
31 Si los hombres de mi tienda dijeran: ¿Quién no ha comido toda su carne, no se saciaría?
32 El viajero no tomó su descanso nocturno en la calle, y mis puertas estaban abiertas para cualquier persona en un viaje;
33 Si mis malas obras cubiertas como Adan, y mi pecado en el secreto de mi pecho,
34 Por temor al gran grupo de personas, o por temor a que las familias me despreciarán, para que me quede callado y no salga por mi puerta;
35 ¡Si solo Dios me escuchara, y él Todopoderoso me contestara! ¡O si lo que él tiene contra mí se hubiera puesto por escrito!
36 En verdad tomaría el libro en mis hombros; sería para mí como una corona;
37 Dejaría claro el número de mis pasos, ¡lo pondría ante él como un príncipe! Las palabras de Job se acaban.
38 Si mi tierra ha clamado contra mí, o los surcos ha estado triste;
39 Si he tomado su producto sin pago, causando la muerte de sus dueños;
40 Luego, en lugar de grano, salen espinas, y en lugar de cebada, plantas malolientes. Las palabras de Job han terminado.