19
Y se fue a Jericó, y cuando pasaba por ahi,
Un hombre, llamado Zaqueo, que era el principal recaudador de impuestos, y un hombre de riqueza,
Hizo todo lo posible por ver quién era Jesús, y no fue le fue posible, debido al conglomerado de la gente, porque él era un hombre de baja estatura.
Y se fue rápidamente delante de ellos y se subió a un árbol para verlo, porque él iba a pasar por allí.
Y cuando Jesús llegó al lugar, mirando hacia arriba, le dijo: Zaqueo, date prisa y desciende, porque hoy voy a tu casa.
Y descendió pronto, y lo tomó en su casa con alegría.
Y cuando lo vieron, todos se enojaron, y dijeron: Se fue a la casa del pecador.
Y Zaqueo, que esperaba delante de él, dijo al Señor: Mira, Señor, la mitad de mis bienes los doy a los pobres, y si he defraudado a alguien, le devuelvo cuatro veces más.
Y Jesús le dijo: Hoy ha venido la salvación a esta casa, porque aún él es hijo de Abraham.
10 Porque el Hijo del Hombre vino a buscar a los que estaban perdidos y a ser su Salvador.
11 Y mientras escuchaban estas palabras, les dijo otra historia, porque estaba cerca de Jerusalén y porque pensaban que él reino de Dios se iba a manifestar inmediatamente.
12 Entonces dijo: Un hombre de gran alcurnia se fue a un país lejano para ser nombrado rey y volver.
13 Y envió a buscar a diez de sus siervos, y les dio diez libras, y les dijo: vende y compra con esto hasta que yo llegue.
14 Pero su pueblo no le amaba, y envió tras él representantes, diciendo: No queremos a este hombre para nuestro gobernante.
15 Y cuando regresó, habiendo obtenido su reino, dio órdenes a aquellos siervos a quienes les había dado el dinero para que fueran a él, para que él pudiera tener una cuenta de lo que habían hecho.
16 Y vino el primero delante de él, diciendo: Señor, tu libra ha hecho diez libras.
17 Y él le dijo: Bien has hecho, oh buen siervo: porque has sido fiel en lo poco, tendrás autoridad sobre diez ciudades.
18 Y vino otro que decía: Tu libra ha ganado cinco libras.
19 Y él dijo: Tú serás gobernador sobre cinco ciudades.
20 Y vino otro que decía: Señor, aquí está tu libra, que yo guardo en un paño;
21 Porque tuve miedo de ti, porque eres un hombre duro;tomas lo que no pusiste,y cosechas lo que no sembraste.
22 Y le dijo: Por las palabras de tu boca serás juzgado, siervo malo. Sabías que soy un hombre duro, tomando lo que no he puesto y recogiendo grano donde no he puesto semilla;
23 ¿Por qué, entonces, no depositaste mi dinero en un banco, para que cuando llegara lo recuperara con interés?
24 Y dijo a los que estaban cerca: Quítale la libra, y dáselo al hombre que tiene diez.
25 Y le dicen: Señor, él tiene diez libras.
26 Y les digo que a todo el que tiene, se le dará más, pero al que no tiene, se le quitará lo que tiene.
27 Y en cuanto a los que estaban en mi contra, que no me querían por su gobernante, que vengan aquí y sean matados delante de mí.
28 Y cuando hubo dicho esto, pasó delante de ellos y continuo y subió a Jerusalén.
29 Y aconteció que cuando llegó cerca de Betfagé y de Betania, junto a la montaña que se llama la Montaña de las Olivas, envió a dos de los discípulos,
30 diciendo: Id a la pequeña ciudad frente a ustedes, y al entrar. verás un pollino atado con una cuerda, en el que ningún hombre ha estado sentado alguna vez; suéltalo y tómalo.
31 Y si alguien te dice: ¿Por qué lo llevas? di: El Señor lo necesita.
32 Y aquellos a quienes envió se fueron, y fue como él dijo.
33 Y cuando estaban sacando al pollino, los dueños de él les dijeron: ¿Por qué tomas al pollino?
34 Y ellos dijeron: El Señor lo necesita.
35 Y ellos lo llevaron a Jesús, y ellos pusieron sus túnicas sobre el asno, y Jesús subió a él.
36 Y mientras él siguió su camino, la gente ponía sus ropas en el camino frente a él.
37 Y cuando llegó cerca del pie del monte de los Olivos, todos los discípulos a grandes voces alababan a Dios con gozo por todas las grandes obras que habían visto;
38 Diciendo: Una bendición sobre el Rey que viene en el nombre del Señor; paz en el cielo y gloria en lo más alto.
39 Y algunos de los fariseos del pueblo le dijeron: Maestro, haz que tus discípulos callen.
40 Y él dijo en respuesta, te digo, si estos hombres se callan, las mismas piedras estarán clamando.
41 Cuando se acercó y vio la ciudad, se llenó de llanto por ella,
42 diciendo: ¡Si también tú conocieras hoy, las cosas que dan paz! pero ahora esto te está escondido para que no puedas verlo.
43 Porque vendrá tiempo cuando tus atacantes te rodearán con una muralla, y te rodearán y te atacarán por todos lados,
44 Y te destruirán por completo, y a tus hijos contigo; y no habrá una piedra sobre otra, porque no reconociste el tiempo de la visitación divina.
45 Y él entró en el Templo y sacó a los que comerciaban allí,
46 Diciéndoles: Se ha escrito: Mi casa será una casa de oración, pero tú la has hecho una cueva de ladrones.
47 Y todos los días estaba enseñando en el Templo. Pero los principales sacerdotes y los escribas y los gobernantes del pueblo estaban tratando de matarlo;
48 Pero ellos no pudieron hacer nada, porque todas las personas se mantuvieron cerca de él, estando muy interesados en sus palabras.