24
Pero en el primer día de la semana, al amanecer, llegaron al lugar donde habían puesto su cuerpo, tomando las especias que habían preparado.
Y vieron que la piedra había sido removida.
Y entraron, pero el cuerpo del Señor Jesús no estaba allí.
Y mientras dudaban, vieron a dos hombres con vestidos resplandecientes;
y mientras sus rostros se inclinaban hacia la tierra con temor, éstos les dijeron: ¿Por qué están buscando al que vive entre los muertos?
Él no está aquí, resucitó: recuerden lo que les dijo cuando aún estaba en Galilea, diciendo:
El Hijo del Hombre será entregado en manos de los malvados, y será puesto a la muerte en la cruz, y en el tercer día volverá a la vida.
Y sus palabras volvieron a sus mentes,
Y se fueron de ese lugar y dieron cuenta de todas estas cosas a los once discípulos y a todos los demás.
10 Y ellas fueron María Magdalena, y Juana, y María, madre de Jacobo; y las otras mujeres que estaban con ellos dijeron estas cosas a los Apóstoles.
11 Pero estas palabras les parecieron insensatas, y no les creyeron.
12 Entonces Pedro, levantándose, fue al lugar donde habían puesto el cadáver, y viendo que no veía más que los lienzos, se fue a su casa maravillado por lo que había acontecido.
13 Y luego, dos de ellos, en ese mismo día, iban a un pequeño pueblo llamado Emaús, que estaba a unos once kilómetros de Jerusalén.
14 Y estaban hablando juntos de todas las cosas que habían sucedido.
15 Mientras hablaban y razonaban entre sí, Jesús mismo se acercó y fue con ellos.
16 Pero sus ojos no estaban abiertos para que pudieran conocerlo.
17 Y él les dijo: ¿De qué están hablando?
18 Entonces, deteniéndose, y mirándole con tristeza, uno de ellos, llamado Cleofas, le dijo: ¿Eres tú el único hombre que vive en Jerusalén y no ha tenido noticias de lo que ha sucedido allí en estos días?
19 Y él les dijo: ¿Qué cosas? Y dijeron: Las cosas sobre Jesús de Nazaret, que fue profeta, grande en sus hechos y en sus palabras, delante de Dios y de todo el pueblo,
20 Y cómo los principales sacerdotes y nuestros gobernantes lo entregaron para que lo crucificaran.
21 Pero esperábamos que él sería el Salvador de Israel. Además de todo esto, ahora ha dejado pasar tres días desde el momento en que ocurrieron estas cosas;
22 Y algunas mujeres entre nosotros nos causaron asombro, porque fueron temprano al lugar donde habían puesto su cuerpo,
23 Y no estaba allí; luego vinieron diciendo que habían visto una visión de los ángeles que decían que él estaba viviendo.
24 Y algunos de los que estaban con nosotros fueron al lugar, y vieron que era como las mujeres habían dicho, pero a él no lo vieron.
25 Y dijo: ¡Oh insensatos! qué lento para creerlo que los profetas han dicho.
26 ¿No era necesario que el Cristo pasara por estas cosas y entrara en su gloria?
27 Y les mostró todas las cosas en las Escrituras, de Moisés y de todos los profetas, que tenían que ver consigo mismo.
28 Y llegaron cerca de la ciudad a la cual iban, y parecía como si él estuviera yendo más lejos;
29 Pero ellos lo mantuvieron atrás, diciendo: No vayas, porque la tarde está cerca, el día casi se ha ido. Y él entró con ellos.
30 Y cuando se sentó con ellos a la mesa, tomó el pan, y pronunció las palabras de bendición y, al dividirlo, se los dio.
31 Y entonces sus ojos estaban abiertos, y tenían conocimiento de él, pero él se apartó de su vista.
32 Y decían el uno al otro: ¿No estaban ardiendo en nosotros nuestros corazones mientras nos hablaba en el camino, mientras nos explicaba las santas Escrituras?
33 Y esa misma hora se levantaron y regresaron a Jerusalén, donde los once y los otros se habían reunido.
34 Y ellos les dijeron: El Señor verdaderamente ha resucitado, y Simón lo ha visto.
35 Y contaron lo que había sucedido en el camino, y cómo, cuando les dio pan, lo reconocieron.
36 Mientras ellos estaban diciendo estas cosas, él mismo estaba entre ellos, y les dijo: ¡Paz a ustedes!
37 Pero estaban llenos de temor y aterrorizados, siendo de la opinión de que estaban viendo un espíritu.
38 Y él les dijo: ¿Por qué están angustiados, y por qué están sus corazones llenos de duda?
39 Vean; mis manos y mis pies: soy yo mismo; ponme las manos encima y asegúrate; porque un espíritu no tiene carne ni huesos como ven que tengo yo.
40 Y cuando hubo dicho esto, les dejó ver sus manos y sus pies.
41 Y, para alegría y maravilla, todavía estaban en duda, él les dijo: ¿Tienes algo de comida aquí?
42 Y le dieron un poco de pescado cocido y un panal de miel.
43 Y ante sus ojos él tomó y comió.
44 Y les dijo: Estas son las palabras que les dije cuando estaba todavía con ustedes, que era necesario que todas las cosas que están en los escritos de Moisés y los profetas y en los Salmos sobre mí, se cumplan.
45 Luego hizo que entendieran las Sagradas Escrituras en sus mentes.
46 Y les dijo: Así está escrito en las Escrituras que el Cristo sufrirá la muerte y volverá a la vida al tercer día;
47 Y que se predique el arrepentimiento y el perdón de los pecados se hará a Jerusalén primero y a todas las naciones en su nombre.
48 Ustedes son testigos de estas cosas.
49 Y ahora les enviaré lo que mi padre se ha comprometido a darles, pero no se vayan de la ciudad, hasta que el poder del cielo venga a ustedes.
50 Y los sacó hasta que estuvieron cerca de Betania, y alzando sus manos, les dio una bendición.
51 Y mientras lo hacía, se fue de ellos y fue llevado al cielo.
52 Y ellos lo adoraron y regresaron a Jerusalén con gran gozo.
53 Y estaban en el Templo en todo tiempo, alabando a Dios.