13
Y cuando él salía del Templo, uno de sus discípulos le dijo: Maestro, mira, ¿qué piedras y qué edificios?
Y Jesús le dijo: ¿Ves estos grandes edificios? No hay una piedra aquí apoyada en otra que no sea derribada.
Y mientras estaba sentado en la Montaña de los Olivos, frente al Templo, Pedro, Jacobo, Juan y Andrés le dijeron en privado:
Di cuándo serán estas cosas, y cuál será la señal cuando todo esté por cumplirse.
Jesús les dijo: Tengan cuidado de que nadie los engañe.
Vendrán personas en mi nombre, diciendo: Yo soy él; y muchos se alejará del camino verdadero.
Y cuando tengan noticias de guerras y de rumores de guerras, no se preocupen; estas cosas tienen que pasar, pero todavía no es el final.
La nación irá a la guerra contra la nación, y el reino contra el reino: habrá terremotos en diferentes lugares; habrá momentos en que no haya comida; estas cosas son el primero de los problemas.
Pero tengan cuidado, porque los entregarán a los concilios; y en las sinagogas serán azotado; y serán llevado ante los gobernadores y reyes por causa mía, para testimonio a ellos.
10 Y es necesario que las buenas nuevas sea predicado primero a todas las naciones.
11 Y cuando sean tomados y entregados para ser juzgados, no se preocupen por lo que van decir ni lo piensen: Pero todo lo que te sea dado en esa hora, di: porque no eres tú quien lo dice, sino el Espíritu Santo.
12 Y el hermano entregará al hermano a la muerte, y el padre a su hijo; y los niños irán contra sus padres y madres, y los matarán.
13 Y serán aborrecidos por todos los hombres, a causa de mi nombre; pero el que llegue hasta el final tendrá salvación.
14 Pero cuando veas la cosa inmunda que hace la destrucción, de que habló el profeta Daniel puesta en el lugar donde no tiene derecho a estar (que esto quede claro para el lector), entonces que los que están en Judea vayan rápidamente a las montañas:
15 Y quien está en la azotea de la casa no baje, ni entre, para sacar algo de su casa.
16 Y que el que está en el campo no regrese a tomar su capa.
17 Y será difícil para las mujeres que están embarazadas y para las que tienen un bebé en el pecho en esos días.
18 Y oren para que su huida no sea en el invierno.
19 Porque en aquellos días habrá tristeza, como no ha habido desde el tiempo en que Dios hizo el mundo hasta ahora, ni la habrá.
20 Y si el Señor no hubiera acortado esos días, nadie sería salvo; pero causa de los escogidos, que él escogió, acortó aquellos dias.
21 Y entonces, si alguien les dice: Mira, aquí está Cristo; o, mira, allí está; no le crean :
22 Porque habrá falsos Cristos y falsos profetas, y darán señales y prodigios con la esperanza de hacer que los santos se salgan del camino verdadero.
23 Pero ten cuidado; mira, te he dejado todo claro antes de tiempo.
24 Pero en aquellos días, después de ese tiempo de angustia, el sol se oscurecerá y la luna no dará su resplandor,
25 Y las estrellas caerán del cielo, y las potencias que están en los cielos serán conmovidas.
26 Y entonces verán al Hijo del hombre viniendo en las nubes con gran poder y gloria.
27 Y entonces él enviará a los ángeles, y reunirá a sus santos de los cuatro vientos, desde la parte más lejana de la tierra hasta la parte más lejana del cielo.
28 Toma un ejemplo de la higuera: cuando sus ramas se vuelven suaves y sacan sus hojas, sabes que el verano está cerca;
29 Aun así, cuando vean que estas cosas suceden, puede estar seguros de que está cerca, a las puertas.
30 En verdad, les digo, esta generación no llegará a su fin hasta que todas estas cosas estén completas.
31 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.
32 Pero de aquel día o esa hora nadie tiene conocimiento, ni siquiera los ángeles en el cielo, ni el Hijo, sino el Padre.
33 Cuídate, vigila con oración: porque no estás seguro de cuándo será el tiempo.
34 Es como cuando un hombre que está en otro país por un tiempo, después de haberse ido de su casa, y dado autoridad a sus siervos y a todos su trabajo, le da al portero una orden de vigilar.
35 Así que deben vigilar: porque no están seguros de cuándo vendrá el dueño de la casa, en la noche o en la mitad de la noche, o al grito del gallo, o en la mañana;
36 Por temor a que, de repente, los vea durmiendo.
37 Y lo que les digo, les digo a todos, velen.