12
En ese momento, Jesús recorrió los campos en el día de reposo; y sus discípulos, que tenían hambre, y empezaron arrancar espigas de trigo y comían.
Pero los fariseos, cuando lo vieron, le dijeron: Mira, tus discípulos hacen lo que no es correcto hacer en sábado.
Pero él les dijo: ¿No saben lo que hizo David cuando tuvo necesidad de comer, y los que estaban con él?
¿Cómo entró en la casa de Dios y tomó para comer el pan santo que no le estaba permitido para él ni para los que estaban con él comer, sino sólo para los sacerdotes?
¿O no han leído en la ley, cómo los sacerdotes del templo rompen el sábado y no hacen nada malo?
Pero les digo que hay uno mayor que el Templo aquí.
Pero si supieran el significado: Mi deseo es de misericordia y no sacrificios, no habrían estado juzgando a los que no hicieron nada malo.
Porque el Hijo del hombre es señor del sábado.
Y él fue de allí a su sinagoga:
10 Y había un hombre con una mano seca. Y le hicieron una pregunta, diciendo: ¿Es correcto sanar a un hombre en sábado? para tener algo en contra de él.
11 Y él les dijo: ¿Quién de ustedes, teniendo una oveja, si se mete en un hoyo en sábado, no echará una mano y la recuperará?
12 ¡Cuánto más valor tiene un hombre que una oveja! Por esta razón, es correcto hacer el bien en el día de reposo.
13 Entonces dijo al hombre: Extiende tu mano. Y lo sanó, y fue sana como la otra.
14 Pero los fariseos salieron e hicieron designios contra él, cómo podrían matarlo.
15 Y Jesús, sabiendo esto, se fue de allí, y muchos fueron tras él y sanaba a todos.
16 Y les ordenaba que no hablaran de él en público:
17 Para que lo dicho por el profeta Isaías se hiciera realidad,
18 Vean a mi siervo, el hombre que he escogido, mi amado en quien mi alma está muy complacido: Pondré mi Espíritu sobre él, y él anunciará juicio a los gentiles.
19 Su venida no será con peleas o gritos fuertes; y su voz no se levantará en las calles.
20 La caña aplastada no será rota por él; y no apagará la mecha que apenas humea, hasta que saque a victoria la justicia.
21 Y en su nombre pondrán los gentiles su esperanza.
22 Entonces le fue traído a uno con un espíritu malo, que era ciego y mudo; y lo sanó, de modo que él ciego y mudo veía y hablaba.
23 Y toda la gente se sorprendió y dijo: ¿No es éste el Hijo de David?
24 Pero los fariseos, al enterarse, dijeron: Este hombre solo echa fuera espíritus malignos por Beelzebú, el gobernante de los espíritus malignos.
25 Y conociendo sus pensamientos, les dijo: Todo reino que tiene división en sí mismo, será asolado, y toda ciudad o casa dividida en sí misma será destruida.
26 Y si Satanás echa fuera a Satanás, él hace guerra contra sí mismo; ¿cómo va a permanecer su reino?
27 Y si yo por Beelzebub echo fuera espíritus malignos de los hombres, ¿por quién los echan sus hijos? Así que ellos serán sus jueces.
28 Pero si por el Espíritu de Dios echo fuera espíritus malignos, entonces el reino de Dios ha llegado a ustedes.
29 ¿Cómo puede uno entrar en la casa de un hombre fuerte y tomar sus bienes, si primero no pone cuerdas alrededor del hombre fuerte? y luego él puede tomar sus bienes.
30 El que no está conmigo, está contra mí; y el que no participa conmigo en reunir a la gente, los está alejando.
31 Así que les digo: Todo pecado y toda palabra mala contra Dios tendrá perdón; pero las blasfemias contra el Espíritu no habrá perdón.
32 Y el que dice una palabra contra el Hijo del hombre, tendrá perdón; pero quien diga una palabra en contra del Espíritu Santo, no tendrá perdón en esta vida o en lo que está por venir.
33 Haz el árbol bueno, y su fruto es bueno; o hacer que el árbol sea malo y su fruto será malo; porque él árbol por su fruto se conoce.
34 Descendientes de serpientes, ¿cómo, siendo malos,son capaces de decir cosas buenas? porque de la abundancia del corazón salen las palabras de la boca.
35 El hombre bueno, del buen tesoro del corazón dice cosas buenas; y el hombre malo de la maldad que hay en su corazón dice malas cosas.
36 Y yo les digo que en el día en que sean juzgados, los hombres tendrán que dar cuenta de cada palabra necia que han dicho.
37 Porque con sus palabras serán justificados, y con sus palabras serán juzgados.
38 Entonces, al oír esto, algunos de los escribas y fariseos le dijeron: Maestro, estamos buscando una señal tuya.
39 Pero él, respondiendo, les dijo: Una generación mala y adúltera está buscando una señal; y no se le dará más señal que la del profeta Jonás:
40 Porque como estuvo Jonás en el vientre del gran pez tres días y tres noches, así estará el Hijo del hombre tres días y tres noches en el corazón de la tierra.
41 Los hombres de Nínive se levantarán en el día de juicio y darán su decisión contra esta generación: porque fueron apartados de sus pecados por la predicación de Jonás; y ahora uno más grande que Jonás está aquí.
42 La reina del Sur se levantará en el día de juicio y dará su decisión contra esta generación; porque ella vino de los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón; y ahora uno más grande que Salomón está aquí.
43 Pero el espíritu inmundo, cuando sale del hombre, pasa por lugares secos buscando reposo, y no lo encuentra.
44 Entonces él dice: Volveré a mi casa de donde salí; y cuando él llega, ve que no hay nadie en, pero que se ha limpiado y está en orden.
45 Entonces él va y toma consigo otros siete espíritus peores que él, y entran y la hacen su casa, habitación; y la última condición de ese hombre es peor que la primera. Aun así será con esta generación malvada.
46 Mientras aún hablaba con la gente, llegaron su madre y sus hermanos, deseando hablar con él.
47 Y uno le dijo: Mira, tu madre y tus hermanos están afuera, deseando hablar contigo.
48 Pero él, respondiendo, dijo al que dio la noticia: ¿Quién es mi madre y quiénes son mis hermanos?
49 Y extendió su mano a sus discípulos, y dijo: Mira, mi madre y mis hermanos.
50 Porque el que hace la voluntad de mi Padre que está en los cielos, él es mi hermano, y hermana, y madre.