22
Y Jesús, hablándoles otra vez en parábolas, diciendo:
El reino de los cielos es semejante a un rey que hizo una fiesta cuando su hijo se casó,
Y envió a sus siervos a llamar a los invitados a la fiesta; y ellos no quisieron venir.
Otra vez envió otros siervos, con órdenes de decir a los invitados: He aquí, preparé mi festín; mis bueyes y mis animales gordos han sido muertos, y todas las cosas están listas; vengan a la fiesta.
Pero ellos no prestaron atención, y se dedicaron a sus asuntos, uno a su granja, y otro a su oficio.
Y los demás atacaron violentamente a sus siervos, y los atacaron brutalmente, y los mataron.
Pero el rey estaba enojado; y envió sus ejércitos, y los que habían dado muerte a sus siervos, los destruyó, quemando su ciudad con fuego.
Entonces dijo a sus siervos: La fiesta está lista, pero los invitados no fueron dignos.
Vayan a las calles principales, y haz que todos los que veas vengan a la fiesta de la novia.
10 Y aquellos siervos salieron a las calles, y juntaron a todos los que se encontraron, malos y buenos; y la fiesta estaba llena de invitados.
11 Pero cuando el rey entró a ver a los invitados, vio allí a un hombre que no estaba vestido como invitado;
12 Y le dice: Amigo, ¿cómo entraste aquí sin traje de boda? Y él no tenía nada que decir.
13 Entonces el rey dijo a los sirvientes: atenlo con cuerdas alrededor de sus manos y pies, y échenlo fuera en la oscuridad; allí será el llanto y crujir de dientes.
14 Porque muchos son llamados y pocos escogidos.
15 Entonces los fariseos fueron y tuvieron una reunión para ver cómo podrían usar sus palabras para atraparlo.
16 Y le enviaron sus discípulos, con los herodianos, diciendo: Maestro, vemos que eres amante de la verdad, y que estás enseñando el verdadero camino de Dios, y que no le temes a nadie, porque no juzgas a los hombres por su apariencia.
17 Danos, entonces, tu opinión sobre esto: ¿es correcto dar impuestos a César, o no?
18 Pero Jesús vio su truco y dijo: Oh, hipócritas, ¿por qué tratan de ponerme en el error?
19 Déjame ver el dinero de los impuestos. Y ellos le dieron un centavo.
20 Y él les dijo: ¿De quién es esta imagen y nombre?
21 Le dijeron : de César. Entonces él les dijo: Da pues César lo que es de César, y a Dios lo que es de Dios.
22 Al oírlo, se maravillaron y se alejaron de él.
23 En el mismo día vinieron a él los saduceos, que dicen que no hay resurrección, y le hicieron una pregunta, diciendo:
24 Maestro, Moisés dijo: Si un hombre, en el momento de su muerte no tiene hijos, deje que su hermano se lleve a su esposa y darle una familia para su hermano;
25 Y había entre nosotros siete hermanos; y el primero estaba casado y, al morir, sin descendencia, dio su esposa a su hermano;
26 Del mismo modo, el segundo y el tercero, hasta el séptimo.
27 Y finalmente, la mujer llegó a su fin.
28 En la resurrección, pues ¿de cuál de los siete será ella esposa? porque todos la tuvieron a ella.
29 Pero Jesús les dijo a ellos en respuesta: Están en error, no teniendo conocimiento de las Escrituras, o del poder de Dios.
30 Porque en la resurrección, ni se casarán, ni se darán en casamiento, sino que son como los ángeles en el cielo.
31 Pero sobre la resurrección de los muertos, ¿no saben lo que Dios les dijo en las Escrituras:
32 Yo soy el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob? Dios no es el Dios de los muertos, sino de los vivos.
33 Y la gente que lo escuchaba se sorprendió de su enseñanza.
34 Pero los fariseos, oyendo cómo había hecho callar las bocas de los saduceos, se juntaron a una;
35 Y uno de ellos, un maestro de la ley, le hizo una pregunta, lo puso a prueba y le dijo:
36 Maestro, ¿cuál es la regla principal en la ley?
37 Y le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente.
38 Esta es la primera y más grande regla.
39 Y un segundo es semejante:: Ten amor por tu prójimo como por ti mismo.
40 En estas dos reglas se basan toda la ley y los profetas.
41 Mientras los fariseos estaban juntos, Jesús les hizo una pregunta, diciendo:
42 ¿Cuál es tu opinión del Cristo? ¿De quién es hijo? Ellos le dicen: El Hijo de David.
43 Les dice: ¿Cómo, pues, David en el Espíritu le puso el nombre de Señor, diciendo:
44 Dijo el Señor a mi Señor: Siéntate a mi diestra, hasta que yo ponga debajo de tus pies a todos los que están contra ti?
45 Si David le da el nombre de Señor, ¿cómo es él su hijo?
46 Y nadie fue capaz de darle una respuesta, y tan grande era su temor de él, que desde ese día nadie le hizo más preguntas.