11
Las balanzas falsas no aprueba el Señor, pero aprueba las balanzas exactas.
Cuando viene el orgullo, viene la vergüenza, pero la sabiduría es con el de espíritu humilde.
La justicia de los rectos será su guía, pero los caminos retorcidos de los falsos serán su destrucción.
La riqueza no tiene ganancia en el día del juicio, pero la justicia mantiene a un hombre a salvo de la muerte.
La justicia del hombre bueno hará que su camino sea recto, pero el pecado del malhechor será la causa de su caída.
La justicia de los rectos será su salvación, pero los falsos mismos serán tomados en sus designios malvados.
Al morir un hombre recto, su esperanza no llega a su fin, pero la esperanza del malhechor llega a la destrucción.
El hombre recto es quitado de la angustia, y en su lugar viene el pecador.
Con su boca el hombre malo envía destrucción a su prójimo; pero a través del conocimiento, los justos se sacan de problemas.
10 Cuando las cosas van bien para el hombre recto, todo el pueblo está contento; a la muerte de los pecadores, hay gritos de alegría.
11 Por la bendición del hombre recto, la ciudad se hace grande, pero la boca del malhechor la derriba.
12 El que tiene una mala opinión de su prójimo no tiene sentido, pero el sabio guarda silencio.
13 El que habla de los demás hace públicos los secretos, pero el hombre de corazón sincero lo cubre.
14 Cuando no hay una sugerencia de ayuda, la gente tendrá una caída, pero con una serie de guías sabios estarán a salvo.
15 El que se hace responsable de un hombre extraño sufrirá mucha pérdida; pero el enemigo de fianzas estará a salvo.
16 Una mujer que está llena de gracia es honrada, pero una mujer que odia la rectitud es un asiento de vergüenza: los que odian el trabajo sufrirán la pérdida, pero los fuertes conservarán su riqueza.
17 El hombre que tiene misericordia será recompensado, pero el hombre cruel es la causa de problemas para sí mismo.
18 El pecador recibe el pago del engaño; pero su recompensa es segura de quién pone en la semilla de la rectitud.
19 Así que la justicia da vida; pero el que persigue el mal obtiene la muerte para sí mismo.
20 Los imprudentes son odiados por el Señor, pero aquellos cuyos caminos son sin error son su deleite.
21 Ciertamente, el malhechor no se librará del castigo, pero la simiente del hombre recto estará a salvo.
22 Como un anillo de oro en la nariz de un cerdo, es una mujer hermosa que no tiene sentido.
23 El deseo del hombre recto es solo para bien, pero la ira está esperando al malhechor.
24 Un hombre puede dar libremente, y aun así su riqueza aumentará; y otro puede retener más de lo correcto, pero solo llega a necesitarlo.
25 El que da bendición prosperará; pero el que maldice será maldecido.
26 El que retiene el grano será maldecido por el pueblo; pero una bendición estará en la cabeza de él que les permite tenerlo por un precio.
27 El que, con todo su corazón, va tras lo que es bueno, está buscando la gracia; pero el que está buscando problemas lo obtendrá.
28 El que pone su fe en la riqueza, se desvanecerá; pero el hombre recto reverdecerá como la hoja verde.
29 El intruso de su casa tendrá el viento por su herencia, y el insensato será siervo de los sabios de corazón.
30 El fruto de la justicia es un árbol de la vida; pero el comportamiento violento quita las almas.
31 Si el hombre recto es recompensado en la tierra, ¡cuánto más el malhechor y el pecador!