28
El malvado huye cuando ningún hombre lo persigue, pero los rectos no tienen miedo, como el león.
Debido al pecado de la tierra, sus problemas aumentan; pero por un hombre de sabiduría y conocimiento serán apagados como un fuego.
Un hombre rico que es cruel con los pobres es como una lluvia violenta que causa destrucción de alimentos.
Los que no respetan la ley alaban al malhechor; pero tales que guardan la ley están en contra de él.
Los hombres malvados no tienen conocimiento de lo que es correcto; pero los que van tras el Señor tienen conocimiento de todas las cosas.
Mejor es el pobre cuyos caminos son rectos, que el hombre rico cuyos caminos no son rectos.
El que guarda la ley es hijo sabio, pero el que se hace compañía de los glotones avergüenza a su padre.
El que hace que su riqueza sea más grande al tomar interés, solo lo junta para el que tiene compasión de los pobres.
En cuanto al hombre que aparta su oído para no oír la ley, incluso su oración es desagradable.
10 Cualquiera que haga que los rectos vayan errantes por el mal camino, él mismo descenderá al hoyo que él ha hecho; pero los rectos tendrán buenas cosas para su herencia.
11 El hombre de riqueza parece ser sabio en su opinión, pero el pobre que tiene sentido tiene una baja opinión de él.
12 Cuando los rectos hacen bien, hay gran gloria; pero cuando los malhechores son levantados, los hombres se esconden.
13 El que guarda sus pecados en secreto no hará bien; pero el que está abierto acerca de ellos y los abandona, obtendrá misericordia.
14 Feliz es el hombre en quien está el temor del Señor en todo momento; pero aquel cuyo corazón es duro entrará en problemas.
15 Como un león de voz fuerte y un oso errante, es un malvado gobernante sobre un pueblo pobre.
16 El príncipe que no tiene sentido es un gobernante cruel; pero el que no desea obtener ganancias por sí mismo tendrá una vida larga.
17 Alguien que ha sido la causa de la muerte de un hombre irá en vuelo al sepulcro: que ningún hombre le dé ayuda.
18 Aquel cuyos caminos son rectos estará a salvo, pero repentina será la caída de aquel cuyos caminos están torcidos.
19 Al arar su tierra, un hombre tendrá pan en toda su medida; pero el que persigue a los holgazanes será lo suficientemente pobre.
20 Un hombre de buena fe tendrá una gran bendición, pero uno que intenta obtener riqueza rápidamente no quedará libre del castigo.
21 No es bueno tener respeto por la posición de un hombre: porque un hombre hará lo malo por un poco de pan.
22 El que siempre desea riqueza, corre tras el dinero, y no ve la necesidad vendrá sobre él.
23 El que dice palabras de protesta a un hombre tendrá más aprobación que uno que diga palabras alabadoras con su lengua.
24 El que toma de su padre o de su madre lo que es suyo por derecho, y dice: No es pecado; es lo mismo que un tomador de vida.
25 El que siempre desea ganancias, es causa de pelea; pero el que pone su fe en el Señor prosperará.
26 El que tiene fe en sí mismo es necio; pero todos los que caminan sabiamente estarán a salvo.
27 El que da al pobre nunca tendrá necesidad, pero grandes maldiciones caerán sobre el que no les presta atención.
28 Cuando los malhechores son levantados, los hombres se esconden; pero cuando la destrucción los alcanza, aumentan los justos.