8
¿No está la sabiduría clamando, y la voz de la inteligencia sonando?
En la parte superior de las autopistas, en la intersección de las carreteras, ella toma su lugar;
Cuando los caminos entran a la ciudad, se hace oír su grito, en las puertas su voz es fuerte:
A ustedes les llamo, oh hombres; mi voz llegue a los hijos de los hombres.
Conviértanse en expertos en la razón, ¡oh, simples! ustedes tontos, tomen el entrenamiento de corazón.
Escuchen, porque mis palabras son verdaderas, y mis labios están abiertos para dar a conocer lo recto.
Porque la buena fe sale de mi boca, y los labios falsos me repugnan.
Todas las palabras de mi boca son justicia; no hay nada falso o retorcido en ellas.
Todas ellas son verdad a cuya mente está despierta, y directas para aquellos que obtienen conocimiento.
10 Toma mi enseñanza, y no plata; obtén conocimiento en lugar del mejor oro.
11 Porque la sabiduría es mejor que las joyas, y todas las cosas que se desean no son nada en comparación con ella.
12 Yo, la sabiduría, he convertido la conducta sabia en mi pariente cercano; Me ven como el amigo especial de los propósitos sabios.
13 El temor del Señor se ve al odiar el mal: el orgullo, una alta opinión de uno mismo, el mal camino y la falsa lengua, me son desagradables.
14 El diseño inteligente y el buen sentido son míos; la razón y la fuerza son mías.
15 A través de mí los reyes tienen su poder, y los gobernantes dan las decisiones correctas.
16 A través de mí, los jefes tienen autoridad, y los nobles juzgan en justicia.
17 Los que me han dado su amor son amados por mí, y aquellos que me buscan con cuidado me hallarán.
18 La riqueza y el honor están en mis manos, incluso la riqueza sin igual y la justicia.
19 Mejor es mi fruto que el oro, que el mejor oro; y mi aumento es más deseado que la plata.
20 En el camino de la justicia voy, en el camino de los juicios justos,
21 pues daré a los que me aman riquezas por su herencia, haciendo llenas sus tiendas.
22 El Señor me hizo el comienzo de su camino, la primera de sus obras en el pasado.
23 Desde los días eternos, me fue dado mi lugar, desde el nacimiento de los tiempos, antes que la tierra fuese.
24 Cuando no había fondo, me dieron a luz, cuando no había fuentes que fluyeran con agua.
25 Antes que pusiera los montes en su lugar, antes de que nacieran las colinas,
26 cuando no había hecho la tierra, ni los campos, ni el polvo del mundo.
27 Cuando preparó los cielos, yo estaba allí: cuando puso un arco sobre la faz del abismo:
28 Cuando hizo fuertes los cielos arriba: cuando las fuentes del abismo se fijaron:
29 Cuando puso un límite al mar , para que las aguas no vayan en contra de su palabra: cuando puso en posición las bases de la tierra:
30 Entonces yo estaba a su lado, como un maestro de obras; y yo era su deleite día tras día, tocando delante de él en todo el tiempo;
31 Jugando en su tierra; y mi deleite fue con los hijos de los hombres.
32 Escúchenme, hijos míos, porque son felices los que guardan mis caminos.
33 Tomen ustedes mi enseñanza y háganse sabio; no la dejen ir.
34 Bienaventurado el hombre que me presta atención, mirando a mis puertas día tras día, manteniendo su lugar junto a las columnas de mi casa.
35 Porque él que me recibe, obtiene vida, y la gracia del Señor vendrá a él.
36 Pero él que se aparta de mí, hace mal a su alma: todos mis enemigos están enamorados de la muerte.