Salmos
1
Felices los que no siguen los consejos del malvado, los que se niegan a seguir el camino de los pecadores y no se burlan de los demás.
Sino que por el contrario aman obedecer la ley del Señor, y piensan en ella día y noche.
Son como árboles plantados junto a ríos de agua viva, que producen fruto en cada temporada. Sus hojas nunca se marchitan, y son exitosos en todo lo que hacen.
Pero tal no es el caso de los malvados. Ellos son como paja que se lleva el viento.
Por eso los malvados no sobrevivirán al juicio, pues los pecadores no tienen lugar entre los que viven con rectitud.* “Los que viven con rectitud”: Literalmente: “los justos.” Sin embargo, este término se usa escasamente en el lenguaje común fuera de la iglesia, por lo tanto, en esta traducción se ha reemplazado por frases como: “los que viven con rectitud” o “los que hacen el bien/lo correcto” etc.
Porque el Señor guarda a los que siguen el camino del bien, pero el camino de los malvados conduce a la muerte.

*1.5 “Los que viven con rectitud”: Literalmente: “los justos.” Sin embargo, este término se usa escasamente en el lenguaje común fuera de la iglesia, por lo tanto, en esta traducción se ha reemplazado por frases como: “los que viven con rectitud” o “los que hacen el bien/lo correcto” etc.