Judas
1
Judas, siervo de Jesucristo y hermano de Santiago, a los llamados de Dios que han sido santificados por Dios el Padre y se mantienen guardados en Jesucristo:
Misericordia a ustedes, la paz y el amor en abundancia.
Amados, mientras mis pensamientos estaban llenos de una carta que les iba a enviar acerca de nuestra salvación común, era necesario que les enviara una que les pedía de todo corazón que siguieran luchando fuertemente por la fe que una vez fue entregada a los santos de una vez y para siempre.
Porque ciertos hombres han venido secretamente entre ustedes, señalados anteriormente en las Sagradas Escrituras para condenación, hombres sin el temor de Dios, convirtiendo su gracia en cosa inmunda, y negando a nuestro único Maestro y Señor, Jesucristo.
Ahora es mi propósito recordarte, aunque una vez tuviste conocimiento de todas estas cosas, de cómo el Señor, habiendo sacado a salvo a un pueblo de Egipto, más tarde envió destrucción sobre aquellos que no creyeron;
Y los ángeles que no guardaron su dignidad sino que salieron del lugar que era suyo, él ha puesto en prisiones eternas y oscura hasta el gran día del juicio.
Así como Sodoma y Gomorra, y las ciudades cercanas a ellos, teniendo así, entregados a deseos inmundos y perseguidos por vicios contra la naturaleza, se han convertido en un ejemplo, sometidos al castigo del fuego eterno.
De la misma manera estos soñadores contaminan la carne, no respetan a las autoridades del Señor e insultan a los poderes superiores.
Cuando Miguel, uno de los principales ángeles, peleaban contra el Maligno por el cuerpo de Moisés, temiendo usar palabras violentas contra él, solo dijo: que el Señor te reprenda.
10 Pero estos hombres dicen mal sobre cosas de las que no tienen conocimiento; y las cosas de las que tienen conocimiento natural, como bestias sin razón, son la causa de su destrucción.
11 ¡Ay de ellos! Han seguido el camino de Caín, corrieron por lucro en el error de Balaam por recompensa, y han venido a la destrucción diciendo mal contra el Señor, como Coré.
12 Estos hombres son piedras invisibles en tus fiestas de amor fraternal, cuando participan en ellas, comen y beben sin mostrar ningún respeto por los demás ; pastores de sí mismos ; nubes sin agua que se precipitan ante el viento, árboles desperdiciados sin fruto, dos veces muertos, arrancados de raíz,
13 Olas violentas del mar, que arrojan como espuma su propia vergüenza, estrellas errantes para quienes la noche más oscura se guarda para siempre.
14 El profeta Enoc, que era el séptimo después de Adán, dijo de estos hombres: El Señor vino con decenas de miles de sus santos,
15 Para ser el juez de todos, y para tomar una decisión contra todos aquellos cuyas vidas le son desagradables. por las malas acciones que han hecho, y por todas las cosas duras que los pecadores sin temor de Dios han dicho contra él.
16 Estos son los hombres que causan problemas, que siempre desean el cambio, que persiguen los malos placeres, usan palabras altisonantes, respetan la posición de los hombres con la esperanza de obtener recompensas.
17 Pero ustedes, mis amados, recuerden las palabras que los apóstoles de nuestro Señor Jesucristo dijeron anteriormente,
18 Cómo les dijeron: En los últimos días habrá hombres que, guiados por sus malos deseos, habrá burladores de cosas santas.
19 Estos son los hombres que hacen divisiones, hombres con deseos naturales, que no tienen el Espíritu de Dios.
20 Pero ustedes, mis amados, edificandose sobre su santa fe y haciendo oraciones en el Espíritu Santo.
21 Manténganse en el amor de Dios, buscando la vida eterna por la misericordia de nuestro Señor Jesucristo.
22 Convence a los que tienen dudas;
23 Y a otros salvar, sacándolos del fuego; y algunos tienen misericordia con temor, odiando incluso la ropa que es impura por la carne.
24 Y aquel que es poderoso, para cuidar de que no caigan y para presentarlos sin mancha y llenos de alegría ante su gloriosa presencia,
25 Al único Dios Sabio nuestro Salvador, démosle gloria, la grandeza y honor, autoridad y poder, antes de todos los tiempos, ahora y siempre. Que así sea.